Una reliquia del sacerdote mártir para el Templo de Barajagua

02reliquiaPoveda

HOLGUÍN, Cuba.- Al entregar una reliquia  “ex ossibus” de San Pedro Poveda al Obispo de Holguín, Cuba,  la Directora General de la Institución Teresiana expresó su deseo de entregar el ‘carisma’  de Poveda a la Diócesis, para generar vida.

“Junto a esta reliquia,  que se va a depositar en el templo de Barajagua”, expresó Maite Uribe a Mons. Emilio Aranguren,  “la Institución Teresiana quiere ofrecer a la Diócesis de Holguín su carisma. Ese carisma que le anima para la vida de la Iglesia”.

Muchos católicos acudieron a la Iglesia Catedral de San Isidoro, en Holguín, el 16 de febrero de 2016 para una Eucaristía presidida por el Obispo. Se proclamaron las lecturas de la Misa de San Pedro Poveda y  antes de la celebración se proyectó un video que describe la historia del pequeño templo de Barajagua, aún en construcción, en cuyo altar se depositaría la reliquia del sacerdote, mártir del siglo XX. La imagen de la Virgen de la Caridad de ese templo, aún, en reconstrucción presidía la Eucaristía.

Fue en Barajagua en donde por primera vez se rindió culto a la Patrona de Cuba poco después de que su imagen se hallara, en 1612, flotando sobre las aguas de la Bahía de Nipe en la zona nororiental costera del territorio diocesano. Posteriormente, desde Barajagua la imagen se trasladó a la zona de Santiago de Cuba conocida como El Cobre, en donde se construyó un santuario.

03maitePalabrasEl Obispo, en su homilía, se refirió a las lecturas proclamadas, textos que hablaban de vocación y testimonio y del llamado a ser sal de la tierra y luz del mundo.
“Qué hace la sal en el salero: nada, se mantiene y conserva”, expresó Mons. Aranguren.
“Qué hace una vela guardada en una gaveta: nada se mantiene para por si acaso”.

Explicó que los dos ejemplos “además del de la levadura, conllevan una acción que es darse, usarse, gastarse”.

Subrayó que,  “para ello el señor llamó al padre Poveda y como a Jeremías le puso su palabra en su boca”. Y al igual que San Pablo, Poveda “convirtió su vida en oblación  y con el martirio llevó en él las marcas de Jesús”.

Pedro Poveda es el fundador de la Institución Teresiana, una Asociación de Laicos de Derecho Pontificio hoy presente en 30 países. Desde 2010, varios miembros de la Institución Teresiana colaboran en la tarea evangelizadora de la Diócesis de Holguín.

En sus palabras, Mons. Aranguren recordó que la misión no se circunscribe al testimonio sino que ha de ir más allá, a la transformación de  la sociedad, porque a “los laicos les corresponde incentivar su vocación en medio del mundo: familia, trabajo, estudio, profesión, investigación…”.

Es en este contexto histórico “en este aquí y ahora que la IT ofrece el carisma que el Espíritu Santo comunicó a San Pedro Poveda,” puntualizó.

“Un laico no puede ir al mundo si no está preparado”, dijo. “Es necesario que la iglesia prepare a los laicos y los acompañe para que puedan vivir su vocación específica en el mundo. Gracias Institución Teresiana por haber decidido  hacerte presente en esta iglesia de Holguín y por tanto en Cuba”.

POVEDA-IT